En los inicios de los años 60, el país apenas comenzaba a restablecerse de la época crítica vivida en años anteriores, donde fue coartada la libertad de prensa. La democracia y de paso la libertad de expresión volvieron a acomodarse en los distintos espacios públicos de la sociedad civil, prueba de ello fueron los cuatro periódicos que para entonces registraban el acontecer de los antioqueños: El Colombiano, El Correo, El Diario y La Defensa (dos matutinos y dos vespertinos,)

Respectivamente así como la creación de entidades gremiales que buscaban respaldar el quehacer de los profesionales de distintas ramas de la ciencia y el saber.

Sin embargo, el periodismo aún no contaba con una entidad que lo respaldara en el libre ejercicio de su profesión, pues aunque ya para este momento existía la Asociación de Periodistas de Antioquia -APA-; ésta debido a sus constantes litigios internos y a la falta de apoyo, por no llenar las expectativas de los periodistas antioqueños, nunca pudo configurase como una agremiación sólida. Lo que obligó su receso y al mismo tiempo abrió la posibilidad para que algunos jóvenes periodistas que pertenecían a ella más otros independientes, se unieran para conformar el Círculo de Periodistas de Antioquia.

El inicio del CIPA fue en 1962 en las oficinas del Diario El Tiempo (en Medellín), allí se reunieron más de treinta periodistas entre ellos: William Castrillón Gómez, Ethelberto García Henao, Gildardo García Monsalve, Gilberto Gómez Bedoya, Ligia Gómez de Velásquez, Jhon Fonegra, José Jaramillo Alzate, Alfonso  Londoño Martínez, Alfonso Lopera Lopera, Federico Montoya Mejía, Marco Tulio Morales Gómez, Oscar Moreno Rojas. Luis Eduardo Muñoz Alvarez, Luis Pareja Ruíz, Campo Elías Polo Tierradentro, Julián Pérez Medina, Joaquín Rincón Peláez, Fabio Rincón Tamayo, Carlos Enrique Rodríguez Gaviria, Oscar Rivera Acosta, Jaime Saldarriaga Arcila, Octavio Vásquez Uribe, Carlos Velasco, Luis Guillermo Velásquez, Alberto Yépez, José J. Zuluaga Osorio, Migdonia Barón Restrepo y Antonio Henao Gaviria.

 

La agremiación se inició con el objetivo de respaldar la profesión de todos los periodistas antioqueños, albergó el mayor número de ellos sin importar su tendencia periodística (política, economía, judicial, deportes, etc. ), pero con la condición de que fueran periodista profesionales en ejercicio.

 

La creación del CIPA generó la posibilidad para que los periodistas de otras ciudades como de Bogotá, Cali, Barranquilla y Bucaramanga pensarán en la posibilidad de crear sus propias agremiaciones locales.

 

Como entidad naciente era importante despertar el sentido gremial entre los afiliados lo que se logró con mucho esfuerzo y, sobre todo, mística en cada una de las actividades realizadas. Hicieron historia en aquellos años unas tertulias denominadas las “Comidas del CIPA”. Se trataba de una reuniones de carácter informal que se realizaban cada mes en el restaurante la Fonda Antioqueña de la calle Maracaibo.

 

Estas citas se hicieron famosas en la Ciudad debido a la cantidad de personas que asistían (agremiados y no agremiados)  y, también, por la calidad de los invitados, pues “ a manteles “ estuvieron personajes de la talla de Alberto Lleras Camargo, siendo Presidente de la República, Guillermo León Valencia en igual condición, Así mismo,  pasaron ministros del despacho presidencial, gerentes de empresas, presidentes gremiales y una cantidad de ilustres representantes de la actualidad nacional.

 

Un caso muy particular –comenta don Julián Pérez Medina-, ocurrió con el padre Rafael García Herreros (q.e.p.d.J) que vino desde Bogotá exclusivamente para la tertulia mensual. El padre García Herreros se hospedó en el convento de los Eudistas del barrio San Miguel, y cuando llegó el momento de la “comida“: lo hallaron en la iglesia del convento orando y lleno de miedo porque se iba a reunir con los periodistas de Antioquia.Con esta actividad se buscaba de un lado, obtener noticias e información importantes, y del otro, darle imagen nacional al CIPA. 

 

 

El CIPA elaboró el texto inicial que dio pie para que en el Congreso Nacional  legislara sobre prensa. De esta manera nacieron la Ley 36 de  1973 y la Ley 51 de 1975. Dicho texto fue elaborado por los agremiados Hemel Ramírez, Gildardo García, Humberto de Castro, Julián Pérez Medina y José Jaramillo Alzate. Así se propicio en espacio para que al periodista no se le coartara tan abiertamente, el libre ejercicio de su labor, y se avalara su trabajo profesionalmente.  

 

Es así como  desde su inicio el CIPA ha luchado por la libertad de expresión en todas sus manifestaciones mediante artículos de prensa, mensajes al Congreso a los presidentes de la República y  ministros.

 
 

El Cipa ha contribuido con el desarrollo social e intelectual del periodismo antioqueño a través de sus diferentes creaciones como: la revista Cuartillas, la colección Documentos Periodísticos, los seminarios Casos y Cosas en Comunicación, el Primer Encuentro Nacional de Comunicadores del Sector Oficial, el Capítulo Universitario, el Capítulo de Periodistas jubilados,  el Directorio de las Comunicaciones,  II y III Encuentro Nacional de Comunicadores y Periodistas  y las Tertulias Cipa.  En el año 2010 II Congreso Internacional de Periodismo Científico entre otras.

Como primer presidente de la Junta Directiva fue elegido Julián Pérez Medina por 5 oportunidades. De igual forma se ha desempeñado en dicho cargo: César Pérez Berrío, José Jaramillo Álzate, Federico Montoya Mejía, Víctor León Zuluaga Salazar, Fernando Londoño Muñoz, Hugo Gómez Agudelo, Jairo Moreno Calderón, Beatriz Barrera de Velasco, Juan José García Posada, Faber Molina Amariles, Darío Vargas Lema, Carlos A. Giraldo Rincón, Jenny Tamayo Montoya, Lina María Posada Roa, Jhon Fernando Sandoval Vidal, Rodrigo Flórez Ruiz, Hernán Saldarriaga Agudelo, Oscar Fernando López Zuluaga,   Marina Henao Cano,  Azael Carvajal Martínez e Iván de J. Guzmán López, y Hugo Gómez   quien en La Actualidad ejerce esta función.

 

Hoy, más cincuenta años después, el CIPA cuenta con un nombre y una imagen conseguida con base en el sacrificio, mística y entrega de muchos compañeros, que han engrosado las filas de la agremiación. Por eso, la actual Junta Directiva, consciente de todo el peso histórico que eso conlleva, y de los cambios originados en el mundo de las comunicaciones y del periodismo en general, desea enfrentarlos con una agremiación distinta, renovada y, sobre todo, autosuficiente. Para esto se ha diseñado un portafolio de servicios que contempla la realización  de seminarios, talleres, conferencias y asesorías que le aseguren a la agremiación un respaldo económico y una intervención crítica en los procesos de aprendizaje en el mundo actual de las COMUNICACIONES. La meta es convertir a la Agremiación en un ente productivo y dinámico, en donde cada asociado desempeñe una labor trascendental para su beneficio y de la profesión en general.


Cl. 52 No. 49-71. Edificio Central. Of. 613

cipantioquia@gmail.com

Medellín (Antioquia) Tel. 2315933

 

.

Afiliados a: